Se encuentra usted aquí

La Acampada Dignidad reclama al Ayuntamiento que cumpla el acuerdo, alcanzado hace más de tres meses, con los vecinos del Distrito Sur.

 

El pasado martes 21, José Antonio Nieto, hacía unas declaraciones sobre la cesión del CS Rey Heredia, en las que parecía romper el acuerdo que había suscrito con el Consejo de Distrito Sur, al afirmar que los técnicos municipales sólo podían realizar el informe técnico sobre la situación del antiguo colegio, en tanto en cuanto se desalojara el mismo.

Sin embargo, tal y como se había acordado, el miércoles 22, responsables del Ayuntamiento se pusieron en contacto con el presidente del Consejo de Distrito Sur, a fin de que los técnicos municipales pudieran visitar el centro social. Tal y como la Acampada Dignidad había comprometido, se facilitó el acceso al centro de los técnicos municipales, a los que se acompañó en su inspección facilitando la misma en todo lo que requirieron, con toda la información sobre la situación del centro , y las mejoras realizadas en este año y medio.

El viernes 24, Miguel Ángel Torrico, realizaba unas nuevas declaraciones en las acusaba a la Acampada Dignidad de obstaculizar la cesión, reclamando, aparentemente, un desalojo previo para llevar a cabo la cesión, contradiciéndose a si mismo, y a los compromisos adquiridos ante el Consejo de Distrito Sur y la Asociación Casa de la Ciudadanía hace tres meses, que en ningún momento incluían este requisito.

Ante esto, la Acampada Dignidad reclama al Ayuntamiento que deje de realizar declaraciones extemporáneas, que no buscan sino la provocación, tratando de encontrar justificaciones para romper el acuerdo firme comprometido con los vecinos y vecinas del Distrito Sur, y que, por contra, se concentre en finalizar los trámites necesarios para concluir la cesión en los términos acordados.

La Acampada Dignidad no está obstaculizando de ninguna manera la cesión del centro social, por contra está reclamando su agilización, y ha facilitado todo lo posible cada uno de los trámites necesarios, especialmente la inspección técnica del edificio, como podrán constatar los técnicos municipales.

La Acampada Dignidad ha cumplido todos los compromisos acordados con el Consejo de Distrito y el Ayuntamiento y está deseando poder cumplir el último: pasar el testigo del centro social Rey Heredia, una vez que el Ayuntamiento acuerde formalmente la cesión del mismo, normalice el suministro de agua y luz, a la Asociación Casa de la Ciudadanía, dando continuidad sin interrupciones a las actividades y la labor social que actualmente se lleva a cabo en el centro social, reanudando la actividad del comedor social.

El Ayuntamiento de Córdoba parece no entender que la urgencia de la Acampada Dignidad para que el proceso de cesión culmine, no deriva de ningún interés partidista o electoral, sino de la urgencia de poder reabrir el comedor social, cerrado por la denuncia y el corte de agua municipal, y que necesita de la normalización del  suministro de agua.

Desde la Acampada Dignidad, rechazamos el intento municipal de vincularnos con iniciativa electoral alguna, la Acampada Dignidad es un movimiento social plural del que participan personas de distintas ideologías y planteamientos políticos o sociales, dedicada a la lucha por los derechos sociales mediante la movilización , la solidaridad y el apoyo mutuo. Nada tenemos que ver como colectivo con iniciativa electoral alguna.

No puede decir lo mismo el señor Torrico, ni el señor Nieto, que si parecen estar poniendo sus intereses y cálculos electorales, con la necesidad de aparentar dureza ante cierto sector de su electorado, por encima de sus compromisos institucionales y con los vecinos del Distrito Sur.

Lamentamos que a José Antonio Nieto se le atraganten las movilizaciones y protestas ciudadanas, hasta el punto de poner en cuestión sus propios compromisos. Le animamos a asumir la protesta social y la reivindicación ciudadana con más normalidad, como parte de los derechos fundamentales de las personas, especialmente cuando los gobiernos no cumplen sus compromisos o violentan los derechos más elementales.

La Acampada Dignidad ha apostado desde el principio por el diálogo con el Ayuntamiento como vía para alcanzar el objetivo de que el edificio se cediese a los colectivos sociales y vecinales. En esa misma línea, la Acampada Dignidad espera que los responsables municipales den respuesta afirmativa a la solicitud urgente de reunión planteada por la Asociación Casa de la Ciudadanía y se comprometa en la misma a una fecha para la aprobación de la cesión en junta de gobierno y para hacer efectiva la misma, en los términos acordados y de forma inmediata.

De esta forma la Acampada Dignidad podrá cumplir con los compromisos adquiridos y dejar el centro social en manos de la Asociación Casa de la Ciudadanía.

Para facilitar el proceso, la Acampada Dignidad suspende la movilizaciones previstas para el próximo martes en la sede del Ayuntamiento, esperando que esta reunión se produzca y se pueda reconducir el proceso de cesión a buen puerto.

La Acampada Dignidad mantiene la manifestación ya prevista para el próximo primero de mayo, como continuación de las movilizaciones sindicales, y que finalizarán en el centro social, esperando que en la misma se pueda celebrar el acuerdo final de cesión del centro social a los vecinos del Distrito Sur.

Acampada Dignidad Córdoba