Se encuentra usted aquí

La Acampada Dignidad espera que se pueda alcanzar una solución que evite la multa por parte de la Junta de Andalucía contra el comedor social del Rey Heredia y anuncia movilizaciones para denunciar la situación.

 
La Acampada Dignidad espera que las alegaciones que presente la Asociación Colectivo Dignidad sean tenidas en cuenta y que la sanción no llegue a materializarse.
 
La Acampada Dignidad convocará movilizaciones denunciando la apertura de un expediente sancionador contra el comedor social del Centro Social Rey Heredia por el que se propone una multa de 5.300 €. De la misma forma, solicitará una reunión con la delegada de la Junta de Andalucía en Córdoba para abordar la situación creada.
 
La Acampada Dignidad espera que las declaraciones de responsables de la Junta de Andalucía expresando su “solidaridad” con la Cocina Abierta del Rey Heredia se hagan efectivas, mientras se ha abierto un expediente para sancionar al mismo con una multa que impediría la reapertura del comedor prevista para septiembre, una vez cedido el edificio y contando con agua potable para el funcionamiento del mismo.
 
Para la Acampada Dignidad, este es un caso más de ceguera institucional ante la realidad social, por parte de instituciones que son incapaces de garantizar derechos humanos básicos como el de una alimentación digna, además de otros como el derecho a una vivienda digna, a un trabajo digno, etc., mientras aplican sin miramientos el rodillo burocrático contra los que más duramente sufren lo que no son sino las consecuencias de sus políticas.
 
La Acampada Dignidad rechaza el intento de justificar, una sanción que sólo tiene un origen burocrático, ya que parte de una denuncia anónima (entendemos de la anterior corporación municipal), alegando motivos de salud pública, tratando de sembrar la duda sobre las condiciones sanitarias de la Cocina Abierta del Rey Heredia, cuando la Junta es perfectamente consciente de que no existían problemas de tipo higiénico ni de salud y que se había hecho un enorme esfuerzo en el acondicionamiento de la cocina, (sin ninguna ayuda institucional), como no podía ser de otra manera ya que era gestionada por los propios usuarios, principales interesados en dos cosas: Comer y hacerlo en condiciones dignas y de salubridad.
 
La Acampada Dignidad considera que existían y existen mecanismos, más allá de la sanción, para resolver esta situación, que no olvidemos fue creada intencionadamente por el anterior gobierno municipal del PP, mediante el corte del suministro de agua, desde el momento en que la Asociación Colectivo Dignidad, que había asumido la gestión del comedor y su legalización ante el compromiso municipal, a comienzos de 2015, de ceder el edificio y reanudar el suministro de agua.
 
A los incumplimientos del Ayuntamiento del PP, la oportuna “denuncia anónima”, se sumaría ahora, de continuar con la sanción, la insensibilidad social de la Junta de Andalucía, que pondría en evidencia su incapacidad de buscar una alternativa desde un enfoque social amplio e integral al problema. Para la Acampada Dignidad la apertura del expediente sancionador no hubiera sido necesaria desde el momento en que la Asociación Colectivo Dignidad no continúo con la puesta en marcha del comedor social tras la primera advertencia de la Junta de Andalucía en marzo de 2015, siendo falso que hubiera habido una advertencia previa a esta asociación, que ni siquiera existía como tal en las fechas que indica la Junta de Andalucía en su expediente.
 
La importancia social del proyecto del comedor social, y su relevancia pública exigen abordar la cuestión más allá de la lógica sancionadora y burocrática, como se ha hecho desde el actual gobierno municipal respecto a la ocupación y a la cesión del rey Heredia, que han finalizado con una solución aceptada por todos y con un fuerte respaldo social. Por ello se solicitará una reunión a los responsables de la Junta de Andalucía en Córdoba para abordar este tema.
 
Los argumentos de los responsables de la Junta de Andalucía, escudándose en el cumplimiento de la ley, nos recuerdan hasta ahora a los argumentos de Nieto y Torrico en el año y medio de acoso municipal del gobierno del PP contra la Acampada Dignidad. La Junta de Andalucía debería disponer de alternativas para abordar esta situación desde la sensibilidad social y no sólo desde la sanción y persecución de los más débiles. Desde la Acampada Dignidad esperamos que esta situación pueda resolverse desde el diálogo, pero una vez más, no dudaremos en movilizarnos para defender a quienes forman parte del comedor social y del centro social en su conjunto, ni en dar la respuesta en la calle que ya se dió al acoso municipal del PP.
 
Hay que recordar que la Cocina del Rey Heredia está llevando a cabo una labor social, con el trabajo de los propios usuarios, sin ningún ánimo de lucro, algo que ha sido reconocido tanto por personas particulares como todo tipo de colectivos sociales que han mostrado su apoyo a la Acampada Dignidad y que no entenderían que la sanción propuesta llegara a materializarse.
 
Por todo ello, la Acampada Dignidad espera que la reunión que solicitará y las alegaciones que presente la Asociación Colectivo Dignidad al que injustamente se trata de multar la Junta, sirvan para solucionar la situación, y que el expediente sea cerrado sin sanción poniendo fin a este episodio de ceguera institucional.
 
En todo caso, la Acampada Dignidad no va a esperar al final de procedimiento administrativo para salir a la calle a reclamar una solución a lo que considera es desde ya un atropello de la administración autonómica contra el Centro Social Rey Heredia.
 
Por ello ha convocado para el próximo viernes 4 de septiembre una concentración en la puerta de la delegación de Sanidad como muestra de rechazo a la sanción económica promovida por la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía.
 
Acampada Dignidad Córdoba